Crítica de Los abandonados

Estreno la lista de películas españolas de terror con la irregular y decepcionante "Los Abandonados" ("The Abandoned"), que supone además el debut de Nacho Cerdà (director del corto "Aftermath", que dicen que es muy bueno) como director de largometrajes.

Todo empieza relativamente bien. Una malherida mujer conduce a toda velocidad un camión con dos niños recién nacidos llorando. La escena está bastante lograda, por lo que despierta en seguida la atención del espectador. Pero a partir de aquí la cosa va bajando: fundido a negro, "40 años después", y una mujer americana que viaja a Rusia porque ha recibido en herencia una casa abandonada en medio del bosque. A quien le suene esto de mil películas anteriores, incluyendo un capítulo de los Simpson... pues... qué queréis que os diga, a mí también me pasó.
Primer elemento negativo: justo antes de entrar en el despacho del abogado que tiene los papeles de la casa y demás, la protagonista vive un breve y aparentemente sin importancia suceso "extraño", detonante de que a los quince minutos ya sepas más o menos cómo va a acabar la película.

Sigo: la mujer va a la casa, una tenebrosa mansión situada en un islote accesible únicamente mediante un puente (¿imagináis cómo acabará el puente? Minipunto para vosotros), donde se encontrará con su hermano gemelo (sorpresa cero, a menos que te hayas perdido los minutos iniciales del film). Pero no es la única presencia de la casa.
Tras una serie de repetitivos sustos que no asustan basados en cruces en primer plano de sombras silenciosas, los dos héroes descubrirán que se hallan en una casa maldita (!!), y que esas presencias son... ¡sus propios fantasmas!


A partir de este momento, el poco interés que se sentía por la trama desaparece por completo, puesto que el miedo que pueden llegar a dar dos fantasmas que no hacen nada más que caminar, y encima son los mismos actores maquillados de manera (un poco) diferente, es prácticamente nulo, y el abuso de escenas vistas un millón de veces en el aluvión de cine de terror de los últimos años no ayudan precisamente a ello.
Eso sí, se agradecen dos favores que Cerdà (co-firmante del guión) brinda al público. El primero, la inexistencia de estallidos musicales cada vez que aparece un fantasma (eso no asusta, señores directores, solo jode los oídos), y el segundo, el hecho de que todo lo que les hagan a los fantasmas, se verá reflejado en los protagonistas. A destacar la escena en que el hermano dispara en la pierna (qué casual, por primera vez, un bueno no le mete un balazo entre ceja y ceja al malo) a su versión espectral, siendo el vivo quien empieza a desangrarse.
En adelante, "Los Abandonados" se transforma en una sucesión de giros y más giros argumentales, todos ellos increíblemente previsibles, y aún así explicados con bastante dificultad y engorro, llegando al mismo punto al que han llegado los espectadores, con veinte minutos de retraso.

Pero en fin, entre bostezo y bostezo, se consigue ver, gracias a su preciosismo visual, y a una dirección firme y vigorosa, que pese al desbarajuste final consigue mantener la misma línea elegante y elaborada en todo momento. Aquello de "no parece española" consigue aquí su máximo exponente.
Una lástima que ante una dirección tan por encima de la media, se tenga que lidiar con un guión tan vulgar y anodino. Cerdà aprueba como director, pero habrá que esperar a la siguiente para ver si es capaz de engendrar una buena película. "Los Abandonados" es de Suficiente bajo y por los pelos.

3 comentarios:

  1. Mala muy mala, sin comentarios....

    ResponderEliminar
  2. bueh... esto.... yo creo que... nah, a quién pretendo engañar: no recuerdo ni un solo minuto de la peli XD!

    ResponderEliminar

- No toleramos bajo ningún concepto el SPAM. Todo comentario debe constar de un texto original, o de lo contrario será eliminado.
- Los posibles SPOILERS deberán ser avisados. En caso contrario, nos reservamos el derecho de adaptar o eliminar el comentario.
- No censuramos ni banneamos a nadie, pero por favor, un poco de respeto nunca está de más...

Categorías