Crítica de Posdata: te quiero

Holly Kennedy (Hilary Swank) es una joven viuda que ha perdido la ilusión y las ganas de vivir tras la temprana muerte de su amado marido Gerry (Gerard Butler). El día de su trigésimo aniversario recibe una carta de su marido, la primera de una larga serie que poco a poco la ayudará a encauzar de nuevo su vida y superar tan trágico acontecimiento. Todas ellas concluidas con un "posdata: te quiero"...

Los dramas sentimentales dependen mucho del estado de ánimo del espectador. Seguramente, todo el que se acerque a "Posdata: Te Quiero" con los prejuicios que pueden motivar tanto su argumento como su trailer, sus actores e incluso su larga duración se horrorizarán y pasarán de largo, o abandonarán su visionado a los diez minutos (tras el arrollador inicio, sorprendente tanto por la química que Butler y Swank desprenden como por lo atípico de la situación y la, por qué no, maestría con la que todo está coreografiado). Pero si bien es cierto que la introducción, anterior a los títulos de entrada, es seguramente lo mejor de toda la película, abandonarla justo después sería un error, puesto que el resto de metraje no es ni mucho menos lo que el más cínico podría temerse, y solo siendo realmente duro de molleja se es capaz de no caer en su juego y dejarse llevar por una historia relativamente atípica tanto en su contenido como en su forma, ya que ni estamos demasiado acostumbrados a que la fábula de amor acabe justo antes de empezar (en este caso, con la muerte de uno de los dos amantes), ni a que una película tan marcadamente de pañuelo evite casi por completo situaciones demasiado empalagosas y opte por un estilo mucho más sobrio y elegante, pero no por ello menos emotivo.


Porque no me malinterpretéis, en esta película se llora en más de una ocasión. Y es que son precisamente los que se alejan de la búsqueda desesperada de lagrimeo fácil los que consiguen de manera mucho más eficaz entrar de lleno en los sentimientos del espectador, y "Posdata: Te Quiero" es una clara muestra de ello.
Así pues, su director y co-guionista LaGravenese huye de artificios efectistas y prefiere una solvente fusión entre drama y comedia (todo de manera más que mesurada, y por tanto evitando la burda carcajada), en que la viuda protagonista poco a poco va resurgiendo de sus cenizas gracias a las cartas, flashbacks, y sueños de su marido, un Gerard Butler que, por cierto, está ideal y demuestra que lo de "300" fue solo un calentamiento de motores para lo que se nos puede venir encima.
Aquí me veo obligado a abrir un paréntesis para destacar cierta descompensación interpretativa, palpable en demasía en más de una ocasión. Si bien Butler y Swank funcionan sorprendentemente bien como pareja, por separado ella parece perder el horizonte y no saber exactamente qué está haciendo, restando algo de credibilidad a su personaje. En cuanto al resto del reparto, que interpreta los diversos puntos de apoyo a los que la protagonista va aferrándose, contrastan también las notables interpretaciones de Kathy Bates, Gina Gershon, Harry Connick Jr, o incluso la aparición de de Jeffrey -Denny Duquette- Dean Morgan, con unas más que limitadas Lisa Kudrow y Nellie McKay.


Además de éste, otro par de inconvenientes puede sumarse a la balanza, como por ejemplo la excesiva duración de la película, que por mucho que no se haga pesada, emplear 120 minutos en una dramedia romántica sigue siendo demasiado y provoca algún que otro altibajo.
Por otro lado, también cabría reprochársele cierta falta de riesgo, y es que conforme va progresando, "Posdata: Te Quiero" sí acaba cayendo en escasos pero molestos clichés lagrimosos que además terminan por encauzarla en un conformismo argumental traducido en cierta previsibilidad, que sin duda le resta parte del encanto de su primera mitad.

Pero aún así, nos encontramos ante una película romántica notable, entretenida y de lo más conmovedora, en la que casi todo funciona a las mil maravillas transformándose en un producto de fácil consumo tanto para adoradores del género como para los más reacios. Ideal para emocionarse y soltar algún que otro lagrimón, que de vez en cuando, nunca va mal. Y para ver en pareja, claro está (¡ay, si solo tuviera una!).
6,5/10

4 comentarios:

  1. Pues mira que yo pensé que era peor. Igual ahora sí le doy esa oportunidad... Saludos.

    ResponderEliminar
  2. bueno, ya te digo, que depende mucho del ánimo con el que la veas, pero si te la pones sin prejuicios ni nada.... no sé, a mí me llegó a emocionar bastante!

    saludos a ti también!

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado esta pelicula, no me imaginaba que fuera a llegarme tanto...me habian hablado de ella pero la verdad no me crei que fuera tan bonita. Una historia preciosa, con unos actores que lo bordan, unos paisajes y una musica llena de encanto y ¡además con toques de humor muy graciosos! yo recomiendo verla aunque cuidado ¡ el marido es tan perfecto que como tengas novio lo miraras con otra cara cuando acabe la pelicula!! ;)

    ResponderEliminar
  4. Cristinapl, pues me alegra oírlo! La verdad es que yo le guardo un cariño especial también. Me pareció una cosa la mar de pastelosa, pero tratada con mucho gusto y tacto. Y de hecho, la voy recomendando por ahí aun a día de hoy!

    ResponderEliminar

- No toleramos bajo ningún concepto el SPAM. Todo comentario debe constar de un texto original, o de lo contrario será eliminado.
- Los posibles SPOILERS deberán ser avisados. En caso contrario, nos reservamos el derecho de adaptar o eliminar el comentario.
- No censuramos ni banneamos a nadie, pero por favor, un poco de respeto nunca está de más...

Categorías