Crítica de Hellion, el ángel caído

Hellion, el ángel caído
Max Harper es un criminal que decide secuestrar al hijo de una de las mujeres más ricas del estado. Su novia y un grupo de amigos le ayudan en el rapto y se refugian en un caserón abandonado mientras tratan de cobrar el rescate. Sin embargo, no tardarán en descubrir que el niño que han secuestrado no es del todo normal...

"Hellion, el Ángel caído", brillante traducción al castellano de "Whisper" que desvela el único secreto de la película (aunque el guión tampoco es que tarde demasiado en mostrar sus cartas), resulta ser un producto de lo más engañoso, que se aprovecha de los sentimientos del espectador para estrenarse en cines cuando, en verdad, lo normal sería verla directamente en la televisión un domingo por la tarde.

Argumentalmente tiene más bien poco que ofrecer. Se trata de una historia no demasiado original, que toma prestados elementos de infinidad de películas, como "La Profecía", "Rescate", "El Resplandor", la serie "Héroes" o incluso "Un Plan Sencillo". Por tanto, la sensación de déjà vu es más o menos constante. Sin embargo, la película parece consciente de ello, acepta sus limitaciones desde el principio y se limita a desarrollar el argumento de manera simple y llana, sin esparvientos y sin irse por las ramas, como prueban los escasos 90 minutos de duración del metraje. Algo que se agradece enormemente, pues logra mantener el interés más o menos en todo momento, con algún que otro pasaje especialmente atractivo capaz de mantener al espectador pegado a la pantalla mientras dure la secuencia.


Sin embargo eso no sirve para ocultar las enormes lagunas que muestran tanto la dirección como el guión, ambos apartados a cargo de los debutantes Stewart Hendler y Christopher Borrelli, que provocan un gran número situaciones absolutamente risibles y que le restan totalmente la posible credibilidad que podría tener el producto.

Escenas sin sentido, diálogos absurdos, personajes vacíos y torpes montajes son solo algunas de las lindezas que hacen demasiada mella en el resultado final. Y la peor parte se la lleva su tramo final, en que se abandona ese regusto intimista y austero que había mantenido hasta el momento para convertirse en un innecesario ejercicio de pirotecnia que asesta el golpe definitivo a la película.


Por consiguiente, el único motivo que realmente hace a "Hellion, el Ángel caído" digna de aparición en cines es la presencia de los televisivos Josh Holloway (el perdido Sawyer) y Sarah Wayne Callies (la doctora Tancredi de "Prison Break"), actores que cuentan con un gran número de fans a quienes poco les importan sus (notables) limitaciones interpretativas, con tal de verles juntos en pantalla.
Como puede imaginar cualquier espectador que sepa apartar fanatismos y distinguir televisión de cine, es un argumento demasiado pobre para justificar el estreno de una tv-movie que por más entretenida que pueda resultar, no merece el desembolso de una entrada de cine.
4,5/10

3 comentarios:

  1. por lo que veo un ejemplo más de la basura que se está haciendo actualmente con la excusa de ser cine de terror, gracias por el aviso.

    Saludos...

    ResponderEliminar
  2. Preestreno en cine o preestreno por las praderas de la información? es para saber si se le puede echar un visionado XXDD
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. sí troncha, la verdad es que no te pierdes nada (y la verdad es que jode que estrenen cosas así y no otras propuestas infinitamente mejores que o van directas a dvd, o ni eso...

    ivan, por las praderas, jejejej!

    un saludo a los dos!

    ResponderEliminar

- No toleramos bajo ningún concepto el SPAM. Todo comentario debe constar de un texto original, o de lo contrario será eliminado.
- Los posibles SPOILERS deberán ser avisados. En caso contrario, nos reservamos el derecho de adaptar o eliminar el comentario.
- No censuramos ni banneamos a nadie, pero por favor, un poco de respeto nunca está de más...

Categorías