Reseñas televisivas de series actuales cuyas temporadas ya han terminado, por Bill Haverchuck

Con la llegada del 2010, el fin de una década y los propósitos del nuevo año, en La Casa de los Horrores nos hemos decidido a hablar un poquito más de televisión, puesto que es indudable desde hace ya unos años que este medio está haciendo frente a nuestro preciado cine tanto en audiencia como en calidad. Por ello, empezaremos con repasos y reseñas breves a las temporadas acabadas o a medias de algunas series que actualmente se emiten por la televisión americana, así como algún que otro producto televisivo que aparezca en el mercado del DVD y que nos parezca digno de mención.

Si uno repasa lo que ha dado de sí el 2009 en televisión (podéis visitar nuestras listas de 2009 aquí) se dará cuenta que, en general, los estrenos en televisión de este año han hecho poco ruido -con algunas pocas excepciones como “Glee”, lo nuevo de Ryan Murphy- y que, más bien, lo más destacado han sido temporadas de series que ya llevan cierto trayecto recorrido. Así, en 2009 hemos asistido al final de una de las mejores series de la década, “Battlestar Galactica”, y otra de las grandes, “Perdidos”, nos ha brindado una de sus mejores temporadas, dejando la serie lista para ser rematada con una sexta temporada que promete ser grandiosa, cuyo estreno se producirá exactamente dentro de un mes. Por si fuera poco, “24” ha retornado más que dignamente tras dos años de silencio.

Sin embargo, aprovechando el parón navideño en la ficción norteamericana hoy os presentamos un breve repaso a lo que han dado de sí las principales series de 2009-2010 cuyas temporadas terminaron antes del fin de año: "Dexter", "Entourage" ("El séquito", en nuestro país), "Mad Men" y "True Blood".


ADVERTENCIA: Los comentarios que siguen podrían contener spoilers argumentales. Además, quien prefiera no conocer ninguna opinión sobre las temporadas ni sobre capítulos concretos de éstas antes de verlas no debería leer los siguientes comentarios.

DEXTER (Cuarta temporada)

Al principio, “Dexter” (Showtime) comenzó siendo, sin duda, una de las series más prometedoras de la bastante discreta hornada de la temporada de 2006 (que yo recuerde, sólo destacaron "30 Rock", "Heroes" y "Studio 60 on the Sunset Stip"). El retorno de Michael C. Hall tras “A dos metros bajo tierra”, el atractivo formato que presentaba la serie, la trama del Ice Truck Killer, aquellos fantásticos títulos de crédito… “Dexter” era una serie novedosa que combinaba una buena trama policíaca con un muy atractivo personaje central. Sin embargo, como a menudo ocurre, la serie acabó tomando demasiada dependencia en su protagonista y empezó a perder parte de su interés, potenciado hasta entonces sobre todo por el factor de la novedad, que caducó antes de lo previsto. A pesar de un cierre excelente de la primera temporada, la segunda cojeaba en ciertos aspectos, pasarando a ser demasiado molestos en la tercera, que denotaba una falta clara de inspiración de los guionistas en la creación de nuevas historias y personajes como evidenciaba la repetición de recursos ya usados de temporadas pasadas. Lo que pasa siempre, vaya.

De hecho, la tercera acabó tan mal que la cuarta temporada presagiaba lo peor. Su punto de partida olía, sin embargo, a borrón y cuenta nueva. Los guionistas parecieron darse cuenta de la caída en la calidad de la serie y aparentó que pondrían su empeño en hacer una temporada que significara el regreso de “Dexter” a los puestos altos de las listas. Los primeros capítulos, sin embargo, nos comenzaron a demostrar lo contrario: a la trama arrancar de forma pesada y a la estrella invitada de la temporada, John Lithgow, parecía costarle mostrar maneras pese a tener una plataforma de partida similar pero al mismo tiempo más prometedora que la que el anterior “asesino en serie de turno”, Jimmy Smits, había tenido en la tercera temporada. Con “Dex Takes a Holiday” (4x04), la ya aborrecida trama tomaba un interesante giro que hacía aparecer una luz de esperanza en el camino, pero el paso fue en falso cuando descubrimos que en los dos o tres capítulos siguientes la cosa siguió sin importarnos un pimiento.



Pero en “Dexter” ya estamos habituados a que algo nuevo aparezca de repente, así que, de nuevo, la serie tomó poco a poco un nuevo rumbo y el interés fue en crecimiento continuado, sobre todo gracias a que comenzamos a conocer con más detalle el personaje de Lithgow, hasta entonces sólo tímidamente dibujado, y a que, lo que es mejor, se nos comenzó a mostrar el mundo en el que éste vivía, que acabaría siendo de lo mejor de la temporada. En este sentido, los ya clásicos paralelismos entre Dexter y el villano de turno son esta vez mucho más interesantes que los que en su momento se establecieron entre Dexter y Miguel Prado (el personaje de Smits, antes citado), y casi tanto como los de los dos protagonistas de la primera temporada. Es en este aspecto en el que la temporada encontrará su salvación y la encumbrará en su tramo final hacia un nivel excelente: el tándem de capítulos conformado por “Hungry Man” (4x09) y “Lost Boys” (4x10) relanzan la serie y capturan el interés del espectador para culminar en el estupendo "Hello, Dexter Morgan" (4x11), que incluye el mejor cliffhanger de la temporada y uno de los mejores de la serie. Por si fuera poco, la temporada remata su espectacular cuesta arriba con un estupendo final que no sólo enmienda todo lo malo de los anteriores capítulos, sino que además pone solución a ciertos problemas, digamos, arraigados, que se venían perpetuando ya desde la segunda temporada. Los guionistas devuelven algo de autenticidad al personaje y a la propia serie y consiguen, así, que su cuarta temporada esté destinada a convertirse en la brakethrough season que “Dexter” tanto necesitaba.

Habrá que seguir teniendo fe.


ENTOURAGE (EL SÉQUITO) (Sexta temporada)

No podemos remediarlo. Nos encanta Vince, Turtle, E y Drama, y sobre todo adoramos a Ari. Nos gusta incluso Lloyd y la señora Gold. Pero no podemos evitar pensar que esta ha sido la temporada más floja de "Entourage" (HBO) hasta la fecha. La verdad es que el memorable tramo final de la anterior temporada nos prometía mucho para esta sexta temporada, pero un inicio en falso pareció condicionar el desarrollo del resto de capítulos. "Entourage" ha conseguido ser una de las mejores comedias de los últimos años gracias a un puñado de virtudes de los que esta última temporada ha carecido en cierta medida, el más importante de los cuales ha sido la algo alarmante ausencia de ese punto ácido tan característico y, sobre todo, de esas tramas centradas en Vince y sus rodajes. Así es: Vince no ha estado demasiado metido en el cotarro en esta temporada, y nosotros lo hemos lamentado.

De hecho, "Entourage" ha perdido momentáneamente la chispa y la serie en si se ha vuelto sencillamente más sosa en esta última temporada. Habrá que recordárselo a Doug Ellin: nos encanta cuando Vince se va a filmar con James Cameron, cuando vuelve a caer en el error de recurrir a Billy Walsh para sus proyectos, cuando se revuelca con todo tipo de estrellas poniendo en peligro el rodaje de las películas en las que participa y cuando acude a entregas de premios para luego perderlos. Sobre todo, nos encanta cuando el séquito se mantiene unido, y no cuando cada uno va por su lado, porque aún cuando la serie no ha carecido de tramas entretenidas para cada uno de sus protagonistas (SPOILER) (E y su desastroso Murphy Group, Drama intentando salvar su dignidad como actor de televisión e incluso Turtle intentando salvar la suya como amante de Meadow Soprano) (FIN SPOILER), nos han faltado tramas de esas donde todos viven por, para y gracias a Vince.



Pero no, no todo ha sido malo, porque sea como sea cada capítulo de “Entourage” sigue pasando en un suspiro, y mientras eso ocurra todo irá bien. Ari ha estado algo más calmado que de costumbre (y menos inspirado en sus explosivos arrebatos de ira), pero su ferviente odio (tan racista como homófobo) hacia Lloyd sigue siendo hilarante. La relación entre Eric y Sloan ha recordado a lo que ya vimos entre ellos en las temporadas pasadas, lo cual es bueno. Drama y Turtle se han acercado peligrosamente al estancamiento, pero siguen dándonos momentos memorables (sobre todo el primero). Finalmente, el último capítulo fue sensacional. Todo junto promete que la séptima temporada de “Entourage”, que se estrenará, como siempre, en verano, volverá a ser explosiva. Tomémonos la sexta, por tanto, como una temporada de transición.


MAD MEN (Tercera temporada)

Si “Seinfeld” es el show about nothing de la comedia por antonomasia, “Mad Men” (AMC) debería ser su análogo en el terreno del drama. La evidencia es clara: cuando uno llega a la tercera temporada, le es incapaz revisar qué ha sido lo que ha sucedido en la serie hasta entonces. Para aquellos que lo intenten, nada va a aparecer en sus mentes: Don Draper siempre ha sido Don Draper (o Dick Whitman, qué más da), con sus más y sus menos, pero ningún punto de inflexión aparece en el camino. Esto es algo que ya ocurría en, por ejemplo, “Los Soprano”, serie en la que el creador de “Mad Men”, Matthew Weiner, destacó como uno de sus mejores guionistas. ¿Será la marca de la casa?



En este sentido, si bien la tercera temporada de “Mad Men” continúa con esta tónica de nadismo argumental, paradójicamente sigue al mismo tiempo confirmando la serie como un fantástico producto televisivo de alta calidad y algo mayor accesibilidad para el gran público que, por ejemplo, algunos productos de la HBO. Como una de las series dramáticamente más interesantes del panorama actual, por ser una de las más brillantemente escritas y con una producción de factura más cuidada, “Mad Men” es de lo mejor que ha habido esta temporada, y esta tercera temporada es posiblemente la más brillante de todas las que hasta el momento hemos visto en la serie. De nuevo, es difícil saber exactamente por qué, aunque tengo algunas sospechas: las relaciones entre Betty y Don se han hecho más complejas e interesantes; los guiones han ganado en entretenimiento, han perdido en densidad y pesadez y han mantenido su calidad (sobre todo, han acertado al incluir más referencias históricas); la evolución de algunos personajes (en especial Joan y Pete) ha tomado algún giro más transcendental de los que Matthew Weiner nos tiene acostumbrados; etc. Además, la temporada, igual que en las dos series antes mencionadas, se cerró de forma estupenda.

“Mad Men” ha dado en el clavo y ha tenido una mejora sustancial después de una ligeramente insípida segunda temporada, manteniéndose como uno de los productos más interesantes que hoy pueden verse en la televisión americana.


TRUE BLOOD (Segunda Temporada)

Algunos de nosotros esperábamos ansiosamente lo que Alan Ball tuviera que contarnos después de su célebre y brillante “A dos metros bajo tierra”, y más si la cadena que acogía el proyecto volvía a ser la HBO. Nos sorprendió al principio el tema (si no recuerdo mal, el vampirismo aún no había gozado del relanzamiento crepuscular actual), pero confiamos ciegamente en que Ball nos ofrecería algo nuevo y de calidad. Y así lo hizo, porque aunque la primera temporada de "True Blood" no fuera tan acertada como muchos esperaban, la segunda sí lo ha sido.



En particular, la segunda temporada de "True Blood" ha evitado caer en el problema en el que comúnmente caía “A dos metros bajo tierra” temporada tras temporada, y que al final acabó convirtiéndose en una seña identificativa de la serie: la falta de arcos argumentales claros. "True Blood", por el contrario, ha acertado de lleno al olvidar la primera temporada construyendo una segunda que se ha visto fuertemente dirigida por unos pocos arcos argumentales paralelos claros y separados que han acabado confluyendo en uno sólo. Esto nos ha permitido no desengancharnos de la pantalla y seguir capítulo a capítulo las tramas con la certeza de que éstas acabarían tarde o temprano antes de que la temporada llegara a su fin. Además, casi todos los arcos de los que hablo han sido estupendos (en especial los de Jason y Maryann) por ser más rocambolescos y disparatados, hemos podido conocer mejor algunos personajes que aún nos intrigaban (en especial a Sam y Eric) y la serie se ha superado técnicamente.

Por tanto, aunque algunas cosas nos molesten un poco, en especial la relación entre Sookie y Bill y un tramo final de temporada ciertamente poco acertado, esta segunda tanda de "True Blood" ha sido claramente superior a la primera y la serie ha conseguido finalmente copar las expectativas que muchos teníamos sobre ella cuando inició su camino hará cosa de dos años. Veremos si los guionistas caen en el síndrome "A dos metros bajo tierra" el año que viene o si siguen con esta nueva tónica. De momento, ya tenemos nueva sangre confirmada: Joe Manganiello como Alcide Herveaux, un apuesto hombre-lobo.

10 comentarios:

  1. hum... pues así a bote pronto coincido en lo de Entourage, pero no en lo de True Blood!
    No sé por qué, pero a todo el mundo le encanta una segunda temporada que, a mí, me ha decepcionado. Capítulos que repetían patrón y trama, historia que daba vueltas sobre sí misma... vamos, no vivía algo parecido desde cierta temporada de 24 que no convenció a nadie (curiosamente, salvo a mí, que me la tomé como una correcta temporada de transición). No sé, será que Maryann me cayó como el ojete (por mucho BSG o 24 que hiciera... salió en 24, no?), más que nada porque cuando supimos que sus poderes no iban más allá de fiestas guarras (y que por mucha HBO que sea, tienen que cortarse un poco para que llegue a más público) perdí totalmente el interés en ella. Eso, y que me cayó muy mal su séquito, y no me interesó lo más mínimo el rollo entre Eggs y Tara... en fin, que bajón de expectativas de cara a la tercera temporada, que por lo tanto seguramente me parecerá gloriosa!
    (por lo demás, de Dexter no te leo, que a lo mejor me spoileo sobre una temporada que no veré nunca, y Mad Men la tengo pendiente, por lo que ídem).

    Ea, debate abierto, echaos a mi yugular! (o no)
    (Es más, para echar más leña al fuego: el tema de los hombres lobo no es muy de Luna nueva? ay ay ay...)

    Buenas noches!

    ResponderEliminar
  2. Hm, sí, la verdad es que lo de Eggs y Tara fue un poco pain in the ass, y tienes razón que las orgías que se montaban por ahí no eran muy explícitas pese a ser HBO. Pero bueno, ya que me pides que me eche a tu yugular, creo que la segunda de "True Blood" ha sido realmente buena, y eso pese a que a mí Michelle Forbes nunca ni me va ni me viene. Me gustó en In Treatment pero en BSG me dio un poquete de rabia (aunque ella, la actriz, me caiga muy bien).

    Apa, saludo!

    Bill H

    ResponderEliminar
  3. bah, tú es que le ves las tetas a Pícara y ya te conformas... XD

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Akeru, te he editado el comentario que has dejado porque contiene algún que otro pequeño spoiler. espero que no te importe. Aquí va tu mensaje:

    -----------------

    bueeeeno, pues a mi el final de Dexter no me gustó nada,

    [SPOILER]

    aunque he de admitir que abre muchisimas posibilidades para la siguiente, pero es que con la desaparicion de cierto personaje, yo no contaba.

    [FIN SPOILER]

    De todas formas, hay algo de la serie en general que nome gusta mucho, y es que cada vez se alejan mas de las novelas. Si, ya lo se capi, para ti eso no tiene importancia, pero es que al hacer eso hay personajes que pierden mucho interes, porque desvirtuan su personalidad... y me refiero a los dos peques, los hijos de Rita. Y no diré nada mas, quien haya leido la segundo novela, sabrá de qué hablo.

    En cuanto a True Blood, yo me divertí muchisimo con las andaduras de Jason y me gustó mucho la evolución del personaje de Sam.

    Saludos a todos y besos.

    ResponderEliminar
  6. bueno, y ahora te contesto XD

    [POSIBLES SPOILERS]

    a mí el final de dexter sí me gustó. me pareció el final perfecto a una temporada que ha ido en ascenso. además, me pareció muchísimo mejor que todo el resto de finales de temporadas de dexter juntos (en especial mucho mejor que el de la 3a, que fue un final de mierda para una temporada francamente mala).

    No me he leído las novelas (aunque el Capi creo que sí se leyó algo), así que ahí no puedo opinar, pero tengo entendido que, como dices, los guionistas no se basan demasiado en ellas...

    Con lo de True Blood, estamos de acuerdo.

    Saludos!

    Bill H

    ResponderEliminar
  7. Por supuesto que no me importa, Bill, jeje.

    Mi problema con el final de Dexter es que tengo tendencia a cogerle cariño a algunos personajes y, bueno... No diré nada mas, jeje. Esto de no poder hablar claramente es un rollazo, jajaja.

    ¿Así que al final Capi me hizo caso? Fui yo quien le insistí que debía leerse las novelas (yo quiero empezar la tercera pronto) y a ti te digo lo mismo que a él: Si de veras te gusta la serie, las novelas te alucinarán. Piensa que en comparación, la serie es blanca y light...

    Saludos a todos!!!

    ResponderEliminar
  8. ejem, ejem, con el debido respeto, querida Akeru, yo empecé a leer libros sobre Dexter antes de que tú hubieses nacido!! (bueno, tanto no, jejeje, pero vamos, que empecé a leer el primero nada más acabar la primera temporada en USA,y tú aún no te pasabas por aquí).
    Lo que me has recomendado es la lectura de Starship Troopers... que intentaré leer cuando baje un poco la pila que tengo de libracos! (y ahora que en la DS puedo bajarme libros, la pila virtual ya marea!!!).
    Bueno, y hablando del tema, te quedas con los libros o la serie?
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. jajajaja, bueno, no ha colado, jajajaja de todas formas, antes que yo naciera...
    pues sinceramente, me quedo con los libros, de todas todas

    ResponderEliminar
  10. jejeje, bueno, es que a veces yo soy un poco andaluz... sobre los libros.... sí, yo creo que también me quedo con ellos (en especial teniendo en cuenta el argumento del segundo, mucho más extremo que el de la segunda temporada), aunque por otra parte no me arrepiente de haber empezado por la serie antes de leerlos!
    (me falta el tercero por leer... le tengo ganas!)

    ResponderEliminar

- No toleramos bajo ningún concepto el SPAM. Todo comentario debe constar de un texto original, o de lo contrario será eliminado.
- Los posibles SPOILERS deberán ser avisados. En caso contrario, nos reservamos el derecho de adaptar o eliminar el comentario.
- No censuramos ni banneamos a nadie, pero por favor, un poco de respeto nunca está de más...

Categorías