Crítica de "En un mundo mejor", por John Blutarsky

No sé yo si va a ser la directora europea más exitosa del momento, como así parecen querer presentar los que se preocupan más por "directoras exitosas" que por "directoras con cosas interesantes por decir", pero desde luego en algo se luce Susanne Bier: y es que probablemente sea la directora danesa de dramas familiares más importante de la actualidad. ¿Demasiado acotado? Quizá sí, pero es que la directora de "Después de la boda", "Hermanos" o "Cosas que perdimos en el fuego" tampoco ha logrado una carrera especialmente fulgurante, de aquellas de matar a quien sea por lograrla: teniendo puntos interesantes siempre ha brillado más en adhesión popular (incluyo "premios") que en reconocimiento crítico, demasiado irregular.
Pero vuelvo a lo que iba: lo suyo son los dramas de costura familiar. Colisiones controladas pero truculentas entre hermanos, entre padres, madres e hijos, entre cónyuges. O bien pérdidas de seres queridos y ausencias afectivas diversas. "En un mundo mejor" toma lo mejor de cada casa y combina ambas vertientes. 

Es la historia de Christian y Elias, ambos preadolescentes de hogares desestructurados y difíciles relaciones escolares. El primero ha perdido a su madre y vive de ciudad en ciudad junto a su padre. El segundo tiene a los suyos en trámites de separación y al padre, médico en frecuentes misiones africanas, lo ve más bien poco. Ambos encuentran en el otro un cómplice y una manera de exteriorizar sus conflictos sociales: poco a poco irán rebelándose contra las fuerzas agresivas exteriores (ya sea el matón del cole o el tipo que amenaza al padre de Elias) y llevando al extremo su condición de outsiders.


"En un mundo mejor" plantea las difíciles resoluciones de conflictos en un contexto dominado por una creciente tensión social en el que se impone la escalada de agresividad. Probablemente sea el malestar generalizado provocado por el ascenso europeo de las posturas políticas radicales, o bien por la acuciante crisis económica. O, más bien, quizá se trate de un relato de aspiraciones más globalistas, más atemporales, el viejo cuento de "violencia genera violencia". Bier podría conectar con la incomodidad hacia el clima de creciente tensión centroeuropeo que Haneke se empeñaba en intelectualizar hace varios años y que ahora ("La cinta blanca") ha comprendido que debe buscar nuevas vías de expresión, algo menos directas. Bier no las ha encontrado, y tampoco queda demasiado claro si lo pretendía: a pesar de tratar temas muy reconocibles (bullying, xenofobia, conflictos bélicos en el tercer mundo) su relato se acerca más al terreno de la fábula que al del puro análisis social; nada que objetar en un principio, solo que en este caso esto se convierte en un problema en el momento en que las situaciones se presentan un tanto tipificadas y los personajes resultan excesivamente esquemáticos. Todos ellos transmiten las emociones que Bier pretende reflejar, a todos se les intuye un background, una aplicada construcción previa. Pero a la hora de la verdad ninguno logra trascender el tópico (el doctor idealista, el niño despistado, el niño malvado, la madre superada) y resultar palpablemente humano. De modo que aunque las intenciones son buenas, los objetivos no terminan de cumplirse del todo. Está muy bien retratar una sociedad adiestrada para esconder los sentimientos de dolor y utilizar a los niños como catalizador de toda la represión emotiva, pero si las imágenes no transpiran verdad todo se queda en eso, en buenas intenciones sin demasiado poso real.
Con esto, los conflictos extremos a los que se exponen los personajes resultan excesivamente impostados. Faltos de auténtica intensidad emocional. Uno puede ver la lógica de dichos sucesos, cómo unos actos conducen a otros, cómo va desplegándose la espiral de caos de manera coherente, pero a la hora de la verdad esas acciones no se imponen sobre la pura construcción ficticia. Valen como ejemplos el clímax de Christian y Elias (mantengo el suspense) o las secuencias en África, muy del gusto del gran público (en las que no falta el dilema del buen doctor que se ve obligado a salvar la vida del sanguinario cacique local).


A todo esto se suma la realización de Bier, tirando a lo dudoso, superada, en el mejor de los casos. Sí logra conjugar eficazmente el tono de cuento moral (bonitos recursos visuales apoyados en una fotografía de enorme plasticidad) con la vocación seca, "realista", de retrato social, pero es precisamente en esta segunda vertiente donde también se le va un poco la mano: su "cámara al hombro" parece autoimpuesta, su fragmentación poco prudente y sus zooms estéticamente algo desfasados.
Al final, la solución de "En un mundo mejor" es complicada. Habla de la indefensión del hombre bueno y la futilidad de las acciones positivas, pero a la vez afirma que tomar cartas en el asunto ante la ineficacia de las fuerzas del orden sólo puede conducir al caos. Aboga por una comprensión mutua más allá de los conflictos interpersonales pero su happy end resulta más bien forzado e invalida una tesis más compleja. Se agradece que Bier no quiera aportar soluciones paternalistas, o alejadas de la verdad, hacia una realidad social demasiado poliédrica como para ser solventada con un drama de intensidad mediana como "En un mundo mejor". Pero aun así, no sé muy bien por qué, el tono final de todo esto resulta extrañamente moralizante...

6/10


22 comentarios:

  1. Hola,Juan.He visto un par de películas de esta directora y me da que papá Triers a todos éstos les ha dejado complejo de Cristo.
    Al menos en el porno danés había risa.
    Salud!

    ResponderEliminar
  2. XD
    Si Trier les ha dejado a todos complejo de Cristo... ¿qué se cree él mismo? ¿Una deidad superior capaz de dar y quitar vida a otros Diosesy mesías diversos?

    "Al menos en el porno danés había risa"
    JUAS, grande...

    Salud yourself! ;)

    ResponderEliminar
  3. No os ofendáis, pero creo que no habéis entendido la película.
    No trata de las "relaciones paterno-filiales", trata del bien y del mal, de la búsqueda de justicia y del perdon.
    (O a lo mejor hemos visto pelis diferentes)

    ResponderEliminar
  4. No, no me ofendo
    Y tranquilo, seguro que hemos visto la misma película...

    Lo que pasa es que ante la inoperancia de la directora y la incapacidad absoluta para hablar de cuestiones universales como esas que tú citas, nosotros, los espectadores, tenemos que hincarle el diente a algo menos rimbombante. Y eso son las relaciones paternofiliales.

    Es mi opinión.

    Saludos y gracias por participar!

    ResponderEliminar
  5. la pelicula es muy buena,si con tu pose de intelectualoide le quieres mimimizar por el hecho de tratar temas familiares,alla tu,pero la peli es redonda,bien actuada,bien dirigida,buen guion,no debes poner peros para verte interesante,a que vas a decir que solo citizen kane vale y lo demas es basura,pobre de ti

    ResponderEliminar
  6. ^ anda, ahora resulta que en La Casa se habla del cine clásico de Hollywood y yo sin enterarme.

    Ah, y como esto va de cine y actores, no te vendría mal echarle un vistazo a este video:

    http://www.youtube.com/watch?v=LwGg7d9pwzU

    ResponderEliminar
  7. El mejor plan de super-villano de película sigue siendo el de Lex Lutor. Comprar terrenos por dos duros en el desierto de California y luego tirar un par de misiles en la Falla de San Andrés para separar y hundir el trozo de tierra sobrante y dejar sus terrenos en primera línea de playa.

    ResponderEliminar
  8. (que digo yo, que si el anónimo dice lo que le da la gana, yo más, y a falta de un post centralizado de cajón de sastre, pues...)

    ResponderEliminar
  9. Anónimo, por lo visto no tienes ni idea de cine: las mejores películas de la historia son "Ciudadano Kane" y una de Dreyer que rodó antes de morir y que no conoce nadie, porque la encontré yo en un baúl que cambié en un rastro persa por dos camellos. Todo lo demás del mundo, incluída esta de "En un mundo mejor", es una mierda (aunque reconozco que "En un mundo mejor" no la vi, escribí la crítica basándome sólo en la portada, pero como soy un intelectaloide puedo hacerlo)

    ResponderEliminar
  10. te digo,en ningun momento rebates mi comentario sobre la peli,y se confirma lo dicho,tu pose de intelectualoide no puede permitir que alguien te critique,tienes la piel demasiado delgada como para aceptar que te señalen tus fallas,es tu blog y alla tu,lo que si,reitero que no solo citizen kane es cine hay mas obras maestras,y gracias por las clases de cine,a este humilde anonimo jajajaja

    ResponderEliminar
  11. Ah, pero entonces, ¿no eres un bromista? Disculpa, hombre, no sabía que ibas en serio.

    En fin, dices que no rebato tu comentario. Esto, a ver, deja que recapitule: escribo una crítica de 900 palabras diciendo por qué no me parece una buena película y luego aún tengo que rebatirte una opinión tuya que expresas... ¿EN DOS LÍNEAS?

    En fin, si con esas 900 palabras no tienes suficiente, no sé con qué lo vas a tener.

    Casi que lo hagamos al revés: arguméntame tú por qué crees que es una buena película. Dices que está bien dirigida, pero eso es muy fácil de decir. Podrías explicarme alguna solución inteligente de realización, o qué criterios de planificación te han gustado; o qué estrategias de guión te han parecido interesantes, qué destacas de la disposición de las acciones o en qué momento de la estructura dramática crees que el argumento empieza a entroncar con la tesis de la directora.

    A lo mejor logras convencerme.

    Pero mientras me digas "la peli es buena porque está bien actuada y bien dirigida" no, amigo, ahí no vas a ganarme.

    Y no, no tengo ningún problema con que la gente señale mis fallos, hombre. Lo que sí me sienta un poco peor, mira tú por dónde, es que alguien entre a mi blog a faltarme al respeto: "pose de intelectualoide".

    Ahí sí. Ahí me irrito.

    En otras palabras: puedes expresar tu opinión con TOTAL libertad y profundidad o ligereza. Pero mientras no des argumentos sólidos lo que no se te va a permitir es que faltes al respeto ni a mí ni a nadie de los aquí presentes.

    ResponderEliminar
  12. (y la pregunta que se extrae de todo esto es:

    ¿por qué sigo perdiendo el tiempo con semejantes memeces?

    qué cruz)

    ResponderEliminar
  13. jajajaja,contradictorio el tio ehh,no hay problema blutito,lo unico que si, es que efectivamente presentaste a mi humilde parecer 900 palabras en tu critica,que no dicen nada,mas que tu odio hacia lars von trier, y de la pelicula que nos ocupa muy poco,eso para empezar,es por eso que mi comentario no lo rebatiste en modo alguno,por otra parte,dices que no te gusta que te ofendan, y tu ofendes a destajo,solucion inteligente me contestas,pobre de ti,si te digo que tu pose de intelectualoide no la dejas,claro que a tu optica el unico inteligente eres tu,jaja,y sin tanta paja te dire que no soy ningun experto en cine como otros se jactan sin serlo,y reitero en mi humilde opinion esta bien dirigida,bien actuada y muy buen guion,por lo cual considero que es una muy buena pelicula y punto, sin mas que agregar al respecto,por otra parte lo ultimo que deseo es tratar de convencer a una persona soberbia como tu,para nada, sigue en tu nicho junto a orson welles que ahi estan bien,y ganarte para nada,si no son competencias,alla tu,y claro que te molesta que te critique,y por cierto decirte intelectualoide no es ofender,te ofendes por soberbio nada mas,dices que puedo opinar,pero claro siempre y cuando no te toque un cabello a ti, porque si lo hago el nene se molesta,ademas cobarde porque plasmas que no permitiras que se te ataque a ti o a alguien del blog,si el comentario es contigo,no metas a nadie,no lo necesitas,y no pierdas el tiempo conmigo,tu eres demasiado superior a este humilde mortal

    ResponderEliminar
  14. En menos de una semana he visto:

    Priscilla, reina del desierto
    Tootsie
    Breakfast on Pluto
    Velvet Goldmine

    Y tengo pendiente Soldier's Girl.

    Creo que cualquier día de estos me levantaré con algo entre las piernas.
    Y entonces sí que será un mundo mejor.

    Voilà.

    Para todo lo demás, Mastercard.

    ResponderEliminar
  15. Starlight: XD

    Anónimo: XDDD
    Por mi parte, finiquito la conversación: tu nivel de estupideces por línea supera cualquier tolerancia, y tengo demasiadas cosas importantes que hacer.
    Ahí te quedas, perdido en la noche de los tiempos. Había pensado destacar este último comentario tuyo en la sección "El comentario del día": me hacía gracia que todo el mundo pudiera leerlo y reírse tan a gusto como he hecho yo. Pero creo que no llega ni a eso (y no me parece bien reírme de los impedidos)

    Así que ale majete, hasta siempre.

    (Por dios, Bender, di algo gracioso para rematar de una vez esta entrada, que esto está en racha)

    ResponderEliminar
  16. Acabo de llegar del curro y mi jefe me ha matado momentáneamente el sentido del humor. Pero si te quieres reir, te recomiendo 3 pelis de cine gore japonés super molonas. Aunque algo me dice que ya habrás visto alguna si no todas:

    - Big Tits Zombie.
    - Samurai Princess.
    - Tokyo Gore Police.

    ResponderEliminar
  17. Joé Bluts, te vas dejando la polémica futbolera y vuelves Robotroll... Warrior soul? Ale, ves a hacer más vacaciones.....

    Bender: ¿te las has inventado? Que ya sabes que yo me lo creo todo ;)

    ResponderEliminar
  18. Ja, ja, SSR, no, no son inventadas. Y me las vi las 3 el fin de semana.

    ResponderEliminar
  19. (inciso: Tokyo Gore Police reseñada. Cierro inciso)

    ResponderEliminar

- No toleramos bajo ningún concepto el SPAM. Todo comentario debe constar de un texto original, o de lo contrario será eliminado.
- Los posibles SPOILERS deberán ser avisados. En caso contrario, nos reservamos el derecho de adaptar o eliminar el comentario.
- No censuramos ni banneamos a nadie, pero por favor, un poco de respeto nunca está de más...

Categorías