Crítica de "¡Qué dilema!", por el Capitán Spaulding

El que para muchos ha sido el primer clavo de la tumba (artística) de Howard y la puntilla definitiva para la deseada adaptación de la serie "Arrested Development" (de la que se iba a encargar el director tras haber sido su voz en off durante sus tres temporadas de vida), se estrena este fin de semana en nuestros cines ocupando el lugar que le correspondía a otra comedia más apetecible, titulada "Arthur, el soltero de oro" y protagonizada por Russell Brand y Helen Mirren. Pese a haber sido un fiasco comercial y de crítica allende los mares, nos llega pues este "¡Qué dilema!" necesitado de repercusión internacional para aliviar escozores (mientras que la otra se deberá contentar con un incierto lanzamiento en DVD)... pero difícil lo tendrá y no por sus rivales en cartelera sino porque, sinceramente, no hay por donde cogerla.
Con Vince Vaughn y Kevin James como principales protagonistas, y Jennifer Connelly, Winona Ryder y Channing Tatum de acompañamiento, el argumento del film gira en torno a un par de amigos y compañeros de trabajo a punto de cerrar un acuerdo importantísimo para sus carreras, y al dilema por parte de uno de ellos de desvelarle al otro cierto secreto, que descubre muy a pesar suyo, sobre su mujer. A partir de aquí, lo de siempre: malentendidos, secretos y mentiras, tufillo moralista de fondo y situaciones que buscan la risa. Problema: no lo consiguen. Resultado: un aburrimiento eterno e indigesto.

Y es una pena, oigan, que elementos para el éxito y ganas de que funcionara no faltaban. Por un lado, porque Ron Howard demuestra pasárselo en grande con la cámara, haciendo que la cinta vaya variando constantemente de estilos y ritmos (la escena del invernadero, la pelea en el apartamento) pero sin perder nunca la sensación de estar ante una producción grande, especialmente pensada para una sala de cine. Algo difícil de ver en la mayoría de comedias actuales. Además, el guión (del inefable Allan Loeb) cuenta con puntazos de esos que siempre se agradecen: que si la pareja Vaughn-Connelly juega a ping pong en su apartamento (how cool is that?), que si bromas a costa de los coches americanos comprometidos con el medio ambiente... Herramientas para que "¡Qué dilema!", en general, caiga bien. Claro que si esas son sus únicas bazas para las casi dos (!) horas de metraje en las que no se consiguen más de una o dos sonrisas a lo sumo, de caer bien nada.


Es más, no son pocas las ocasiones en que el esfuerzo por ser graciosa es tan evidente, que consigue el efecto contrario y se torna antipática y hasta irritante. Kevin James (a quien alguien, un día, consideró actor cómico sin acabar de quedar claro el porqué) se excede con sus gags subnormales; el sempiterno rol de un muy desmejorado Michael Vaughn ya da muestras alarmantes de cansancio; la química entre ellos brilla por su ausencia; y el guión no acaba de tener claro si tirar de comedia blanca, drama indirecto o acidez socarrona, suspendiendo en todas ellas. Menos mal de la presencia de la Connelly (siempre estupenda) y de Tatum, de lo poco en la cinta que se acaba salvando.


Se esperaba mucho más de "¡Qué dilema!", en definitiva, y se le debería exigir más. De hecho una película así debería llevar a un ejercicio de sinceridad por parte de sus distribuidores, quienes después de haberla visto en petit comitè, tendrían que decidir honestamente sin tan poquita cosa merece ser vista en pantalla grande o relegarla a la segunda división del mercado doméstico. Pero no, aquí prima la pasta, y por tanto la víctima de todo acaba siendo un espectador que sin comerlo ni beberlo, se acaba tragando un peñazo de cuidado que sólo sirve para demostrar, si acaso, lo mucho que se parece Vaughn y James. Ecs.
4/10

Enlaces relacionados
Trailer #2
Trailer #1

2 comentarios:

  1. Es mucho peor de lo que podía esperar de mi director más odiado, es un truñazo tremendo.
    Soprendente lo de Tatum, sin duda el mejor de la película. Entre esta y La legión del águila se está ganando mi respeto.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que Tatum sí sorprende, sí. Para bien, claro. Para mal sorprende lo de Vaughn, la verdad, me esperaba muchísimo más de él. Hasta ahora siempre me ha hecho gracia el tío.... y ahora le tengo manía! (cambio de look fotologero?)

    ResponderEliminar

- No toleramos bajo ningún concepto el SPAM. Todo comentario debe constar de un texto original, o de lo contrario será eliminado.
- Los posibles SPOILERS deberán ser avisados. En caso contrario, nos reservamos el derecho de adaptar o eliminar el comentario.
- No censuramos ni banneamos a nadie, pero por favor, un poco de respeto nunca está de más...

Categorías