BD-Crítica de Ichi the Killer

Ichi the Killer
Todo tiene un principio, salvo en el caso del cine, en que un cineasta puede tener infinidad de principios. Máxime, si el artista nos ha salido hiperactivo. A Takashi Miike empezaron a conocerle en su país de origen a través de sus proyectos para la pequeña pantalla en 1991. En 1995 empezó su andadura por la gran pantalla con películas que, que yo sepa, no llegaron por aquí. Un nuevo comienzo tuvo lugar en forma de distribución internacional por festivales con sus siguientes propuestas, pero no fue hasta el año 2000 cuando empezó a ver estrenado su trabajo a nivel internacional (Audition llegó a los cines de varios países europeos y a Australia). Sin embargo, el primer gran comienzo, ese por el que su nombre empezó a sonar con fuerza entre frikis y otakus pero también más allá, fue Ichi the Killer. Si bien el recorrido comercial internacional de la película se limitó a festivales de cine y estrenos directos a vídeo, la hiperviolencia y las altísimas dosis de locura que contiene tardaron poco en hacer que el nombre de Miike se difundiera, llevando a la recuperación sus trabajos anteriores en el mercado doméstico, y al estreno de los posteriores por todo lo alto. Por lo que de todos los comienzos del japonés, puede establecerse el de Ichi como el más relevante desde nuestro punto de vista. ¿Aceptamos barco?

Cierto es que como primer acercamiento al responsable de Dead or Alive, la que nos ocupa va que ni pintada por aglutinar todo lo bueno y lo malo de su arte (salvo tal vez la versión más épica, vista recientemente en 13 asesinos). Una introducción espitosa y confusa ya establece las peculiaridades de una cinta siempre cambiante, excesiva y agotadora. Yazukas enfrentados, drogadictos y puteros, prostitutas y perturbados pueblan las primeros compases y protagonizan situaciones violentas, gore, subidas de tono. Y a la vez, tan grotescas como para resultar cómicas. Vamos, que en apenas unos minutos el espectador ya ha contemplado un lefazo, una escena próxima al torture-porn, se ha reído y ha reconocido no tener ni idea de lo que está ocurriendo por pantalla. Fiesta completa, que aguanta el tipo a base de aún más excesos (la primera vez que vemos en acción al dichoso Ichi, la escena de la lengua) y complejos de Danny Boyle durante, al menos, la primera hora. Claro que ese ritmo, todo el tiempo, es imposible.

Ichi the Killer

De ahí que la segunda hora cambie radicalmente sus intenciones. Cuando ya se han desvelado los secretos a desvelar y todo se encara al inevitable enfrentamiento final entre ¿héroe y antihéroe?, Miike opta por hacer un reseteo y variar su ruta, centrándose en el estudio del personaje hasta el momento tapado (Ichi), y alterando sensiblemente el propio estilo de la cinta, sosegándolo y amoldándolo a las exigencias de lo que un drama íntimo y personal se supone que requiere. Y de todo ello, la película se resiente. Como si pisara el pedal de freno de sopetón, el ritmo se detiene casi por completo, las locuras se aíslan y quedan en lo puramente anecdótico, y para eso no es para lo que habíamos firmado. Suerte de la llegada de ese enfrentamiento final, único foco de interés por parte del espectador desde que arrancara esta eterna e intrascendente segunda parte. Haciendo una ponderación global, sirve para que acaben pesando más las locuras, las salvajadas y los excesos por las que Ichi the Killer ha trascendido en la historia reciente del cine. Pero reconozcámoslo, no le hubiera venido nada mal echar mano de las tijeras en la sala de montaje…
Por Carlos Giacomelli
Y en el Blu-Ray…
Cameo recupera el debut de Takashi Miike tras aquella edición ya descatalogada que Paramount presentara en dos discos. Lo hace con una edición sencilla en DVD, y con otra en Blu-Ray que recupera el contenido extra de aquella, incluyendo alguna que otra cosilla más. Eso sí, la calidad de vídeo no es la mejor que se haya visto con el nuevo formato, quedando bastante patente su condición de “DVD depurado” y poco más (sí suena como Dios manda tanto en japonés como en castellano, en ambos casos tirando de un 5.1 DTS-HD). En todo caso, lo dicho, el material adicional del disco lo conforman además del tráiler, las fichas técnico-artísticas y el habitual Otros títulos:
  • Un recopilatorio de entrevistas a Miike y a los actores Tadanobu Asano, Shinya Tsukamoto y Alien Sun. La opción Ver todo permite disfrutar con comodidad de esta hora y diez de material donde, claro, destacan las palabras del director (que vienen al principio de todo).
  • Un apartado de Making Of con un total de siete clips. La opción Ver todo reúne los quince minutos totales de esta sucesión de escenas que se presentan a pantalla partida: a un lado está el resultado tal y como la vemos en la película, y al otro el momento de su rodaje. Curioso.
  • Detrás de las cámaras. Cierra el apartado una recopilación de momentos del rodaje que, en total suman 13 minutos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

- No toleramos bajo ningún concepto el SPAM. Todo comentario debe constar de un texto original, o de lo contrario será eliminado.
- Los posibles SPOILERS deberán ser avisados. En caso contrario, nos reservamos el derecho de adaptar o eliminar el comentario.
- No censuramos ni banneamos a nadie, pero por favor, un poco de respeto nunca está de más...

Categorías