BD-Crítica de Al Pereira vs. The Alligator Ladies

Al Pereira vs. The Alligator Ladies
La ¿penúltima? (en teoría debería llegarnos aún una continuación de la misma) película de Jess Franco, en realidad, no puede tildarse de película. Es más bien una ceremonia de clausura, fiesta de despedida y cierre para la que sólo deberían tener entrada los adeptos del maestro del fantaterror español. Más que nada, porque sólo ellos digerirán lo que a ojos de un espectador cualquiera puede significar el mayor horror de la historia del cine, haciendo de Pink Flamingos, en comparación, una obra maestra y ejemplo de buen gusto cinematográfico. Y ojo, que no creo que Franco anduviese muy en desacuerdo con ellos. Consciente de su muy deteriorado estado de salud, el por entonces ya octogenario director parece haber querido rodar una película más por el mero hecho de rodarla, llámesele amor al arte si se quiere, que otra cosa. Y por tanto, lo ha hecho con lo que llevaba puesto. Y el resultado es una cacofonía lisérgica, uno de esos platos caducados pero que no tirar a la basura hasta haberte comido la última migaja. Una carta de amor al cine, que no se puede considerar ni siquiera como cine. Una mierda. Pero gloriosa, a su manera.

Lo estoy haciendo muy mal, ¿verdad? Pero es que es endiabladamente difícil recomendar (porque la pienso recomendar, pese a todo) una película cuyos primeros quince minutos se limitan a una sucesión de escenas soft-porn lésbicas, con tres Venus de gusto discutible contoneándose con más torpeza que erotismo ante la pantalla, lamiéndose y besándose francamente incómodas; todo ello, rodado con una cámara de andar por casa, sin apenas micro ni iluminación. Una película que parece tener argumento pasado ese cuarto de hora, a caballo entre la ensoñación y las peripecias de un justiciero de Lo Correcto, pero que tampoco está del todo claro que así sea. Una cinta en que a media secuencia puede detenerse todo cuando la voz de Franco grita “corten” y da nuevas instrucciones de cara a la siguiente toma, o aparece él directamente en pantalla. Que empieza de una manera para acabar de otra totalmente distinta, pasando por ¿thriller? ¿metacine? …¿gente disfrazada cantando canciones de la cultura popular catalana? Una película aberrante, en definitiva, se mire por donde se mire (porque, claro, a todas estas cabe sumar interpretaciones lamentables, planos que parecen competir por ver cuál es peor…)

Al Pereira vs. The Alligator Ladies

Y sin embargo, ya lo decía al principio: tiene algo de viciante, en su viciada fealdad y su universo vicioso. Algo que tal vez sólo pueda percibirse si uno está preparado para ello. Y eso, pese a que poco o nada tenga que ver con el resto de la filmografía de Jesús Franco (por lo menos la más relevante). Esto, más que una película, es un acontecimiento. Uno debe sentarse y agarrarse bien los machos, disponerse a ser llevado a un universo aún más bajo que el de la serie Z, y recibir un atracón de caspa grasienta y aceites corporales regurgitados. Por eso, el hiperlimitado estreno en cines fue más una fiesta teatral que otra cosa, con actuaciones y música en directo, y cerveza a discreción. Y tal vez por eso, la edición en Blu-Ray de la película (que nos trae Cameo, por cierto) se acompaña de tantos extras como para doblar, en minutos, la duración de la película en sí. No todos ellos tienen que ver con la cinta (hay webisodios, cortometrajes...) pero en general sí parece todo pensado para enfrascar al feligrés en la liturgia del acto al que está a punto de participar. Introducirlo en ese submundo de subpelículas al que pertenece este exploit que no es exploit, Al Pereira vs. the Alligator Ladies, broche de oro, sincero ejercicio de reflexión anticinematográfica y personal (¿o no hay mucho de autobiográfico en el protagonista?) que en realidad no tiene nada de eso porque, como reconoce abiertamente en los minutos finales, no va de nada. Un horror que hay que descubrir, imprescindible.

Por Carlos Giacomelli

Al Pereira vs. The Alligator Ladies

Y en el Blu-Ray...
Acabamos de dar todas las pistas para saber de qué pasta está hecha la edición en alta definición de la película. Por un lado, hablar de calidad audiovisual sobra había cuenta de la ínfima calidad con que se rodó la cinta. Sí puede decirse, claro, que el formato la respeta a la perfección (faltaría más).
Y también hemos hablado ya de sus extras. Hasta 160 minutos de material añadido que se distribuyen de la siguiente manera:
  • Tráilers.
  • En el rodaje: Compendio de minidocumentales para ir descubriendo los pormenores del proceso de creación de la cinta. Incluye La ira de Jesús, Pruebas de cámara, y Entrevistas con Jesús Franco y Antonio Mayans.
  • Pies de Gato TV - Crónica del estreno en Barcelona: Unos 15 minutos del estreno en la Ciudad Condal, que como decíamos por ahí arriba, se acompañó de presentaciones y música en vivo varias.
  • La nuit des Alligator Ladies: Más fiestas relacionadas con el lanzamiento de la película...
  • Estreno en el Maldad: ...más...
  • Presentación en el Festival de Málaga ...y más acontecimientos especiales vinculados al estreno.
  • Webserie Return of the Bloodsucking Nazi Zombies: Recopilación de los cuatro episodios de la abyecta webserie, válida sólo para que la inmersión en el mundo del antigusto cinematográfico sea total (ojo, ya es lo que busca... creo).
  • Festival BUFF! (Bizarre & Underground Film Festival): Cuatro cortometrajes a evitar salvo por lo mencionado antes.
Huelga decir que entre DVD o BD, no hay color. Si se desea adquirir esta película, la segunda se antoja imprescindible. De calle, vamos.


0 comentarios:

Publicar un comentario

- No toleramos bajo ningún concepto el SPAM. Todo comentario debe constar de un texto original, o de lo contrario será eliminado.
- Los posibles SPOILERS deberán ser avisados. En caso contrario, nos reservamos el derecho de adaptar o eliminar el comentario.
- No censuramos ni banneamos a nadie, pero por favor, un poco de respeto nunca está de más...

Categorías