Eliminado: Crítica (Unfriended)

Poster español de Eliminado (Unfriended)
¿Veis? Todo es posible, aún hay esperanza por mucha horca que haya. Cierto es que lo primero que se echa de menos en Eliminado es, justamente, lo que define al género al que se adscribe, el terror: no asusta más que, a lo sumo, media vez; como mucho inquieta y gracias. Pero por el contrario, sí ofrece ingentes cantidades de entretenimiento motivadas por el interés de una película, a su manera, revolucionaria. Dicho de otra forma: hay ganas de ver cómo va a acabar porque pese a recurrir a un desarrollo harto previsible (víctimas a desaparecer por turnos) juega sus cartas con gracia, pero sobre todo porque hay mucho morbo por confirmar si va a ser capaz de mantenerse fiel a sí misma hasta el final. Fácil, desde luego, no lo tenía: para su debut en la industria de Hollywood, el director Levan Gabriadze recurre exclusivamente a grabaciones de pantallas de ordenador. Mediante Skype, Facebook, Spotify y demás aplicaciones del estilo, lleva a buen puerto una suerte de slasher sobrenatural-virtual. ¿Novedoso? Hasta cierto punto (Catfish, Open Windows ya lo hicieron hace nada y con objetivos de mayor envergadura). ¿Refrescante? Oh, definitivamente sí.

Pero cuidado, que la originalidad con que se explica su (trillado) argumento es sólo una parte de su éxito. La otra mitad reside en ser de las pocas películas del género que no abusan de la exposición, más bien al contrario: con tal de mantener una imposible credibilidad, presenta a los personajes poco a poco y de manera indirecta, obligando al espectador a trabajárselos. Es una conversación por chat entre amigos que ya se conocen; como tales se comportan, nada de forzadas explicaciones, nada de rellenos innecesarios (al final, esta clase de grupos protagónicos están cortados siempre por el mismo patrón, no hace falta explicarlos siempre). En vez de eso, entra en materia desde el minuto uno mediante un vídeo de YouTube, y luego nos deja a nosotros la tarea de saber quién de ellos es ese a quien el hacker misterioso que se entromete en sus videollamadas acusa de esto o aquello, puesto que ellos ya lo saben de sobras. Sonará a baladí, pero otorga un plus de interés más que bienvenido por más que el flirteo con el caos (cuando hablan los cinco a la vez y uno no se sabe aún el nombre de casi ninguno) esté ahí.

Como decíamos, el resto reside en la curiosidad: teniendo en cuenta su condición de slasher, ¿cómo conseguirá no salirse en ningún momento de las ventanitas de webcam abiertas? Y pese a todo, ¿mantendrá el ritmo? La respuesta es sorprendentemente positiva, máxime teniendo en cuenta la previsibilidad de su estructura de fondo. Tras un primer tercio notable, Eliminados va convirtiéndose en la típica peli de miedo de turno, dejando muy poco espacio a la innovación en lo que a argumento se refiere. Todo se intuye, todo es de primero de terror. Pero entre la agilidad de su libreto y lo sorprendente de sus formas, cautiva y divierte, hasta sorprende cuando pone en evidencia que quiere parecerse más a Hitchcock que a Jason Voorhes, e incomoda cuando menta alguna que otra cuestión que daba pie a un discurso crítico, este sí, sumamente terrorífico. Pasa de ello, aboga por una desenfadada serie B, y tan ancha que se queda. Se le suma medio susto y una duración ridícula (80 minutos) y oíd, alegría.
6/10

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

- No toleramos bajo ningún concepto el SPAM. Todo comentario debe constar de un texto original, o de lo contrario será eliminado.
- Los posibles SPOILERS deberán ser avisados. En caso contrario, nos reservamos el derecho de adaptar o eliminar el comentario.
- No censuramos ni banneamos a nadie, pero por favor, un poco de respeto nunca está de más...

Categorías