Crítica de Pieles

Lo que tenemos debajo


Pieles, de Eduardo Casanova, avalada por la productora de Álex de la Iglesia y Carolina Bang, Pokeepsie Films, se basa en varios personajes de distintos cortos creados por el popular Fidel de la serie de Aída, que los junta a todos y crea otros nuevos, para desarrollar un filme de historias cruzadas, donde los protagonistas son personas con graves deformaciones físicas (una chica con un ojete en la boca, un tipo con la cara completamente quemada, una mujer deforme cual hombre elefante, una obesa mórbida, una prostituta sin ojos...). Todos ellos ven sus vidas mezcladas por historias de amor, pasión, familia y aceptación de uno mismo.

La película, con un diseño de producción curioso (gestionado por el propio director y guionista de la cinta, donde todas las escenas destacan por el predominio de los colores rosa o morado), puede contar con el rechazo inmediato de cualquier espectador virgen al cine de Casanova y a la provocación típica de John Waters, de la que el español es fiel vástago, debido a su profundo melodrama y a la deformada imagen física de sus protagonistas, pero enseguida empezamos a entrar en las historias y a apreciar a esos personajes, que nos hacen partícipes de sus desgracias, no tan alejadas de las nuestras. Porque lo que importa está bajo la piel, tanto en el filme como en la vida real.

Por Mario Parra

0 comentarios:

Publicar un comentario

- No toleramos bajo ningún concepto el SPAM. Todo comentario debe constar de un texto original, o de lo contrario será eliminado.
- Los posibles SPOILERS deberán ser avisados. En caso contrario, nos reservamos el derecho de adaptar o eliminar el comentario.
- No censuramos ni banneamos a nadie, pero por favor, un poco de respeto nunca está de más...

Categorías